Turrón ibicenco (Foto: Xescu Prats)

En los hogares rurales de Ibiza, no se concibe la Navidad sin el tradicional turrón casero de almendras. Estos días pasados, mi madre y mis tías han estado muy atareadas preparando el dulce y también la típica Salsa de Nadal, que veremos próximamente. Los ingredientes del turrón son muy fáciles de conseguir, así que el secreto radica en el punto de cocción. El turrón no puede quedar crudo, aunque su textura debe ser blanda, similar al mazapán. Quien no lo haya probado y tenga ocasión de saborearlo por primera vez, casi seguro que lo encontrará espectacular y mucho más natural que el de Jijona o Alicante que se adquiere en las tiendas.


Ingredientes para un molde

1 kg. de almendras crudas y peladas
800 gramos de azúcar
3 huevos
La ralladura de la piel de un limón
Canela


Elaboración

Es importante disponer de almendras de calidad. En Ibiza, muchas familias poseen una pequeña plantación de almendros, así que la elaboración del turrón es un proceso lento y laborioso. Primero hay que sacarles la cáscara y luego hervirlas en crudo, hasta que la piel se despega del grano. Una vez se alcanza este punto, se escurren y se dejan secar toda la noche sobre un trapo. Si no se tienen almendras en casa, podemos comprarlas crudas, sin salar, y el resultado, además de mucho más rápido, prácticamente será el mismo.

Comenzamos la preparación batiendo los huevos en un bol e incorporando el azúcar. Lo mezclamos bien y, mientras dejamos que vaya fundiéndose, picamos las almendras con la turmix. Las vamos incorporando a la masa y, cuando las tenemos todas listas, lo mezclamos todo hasta que queda una masa uniforme, junto con la ralladura de la piel de un limón. También hay quien añade una pizca de canela, aunque de forma moderada ya que el exceso, en esta receta, es peor que la ausencia.

Es importante disponer de un molde rectangular con esquinas rectas, que nos permita luego trocear el turrón en barras.  Mi madre utiliza uno de aluminio. Cubrimos este molde de papel albal y vertemos la masa en el interior, dejando la superficie perfectamente plana y regular, alisándola con una cuchara. Precalentamos el horno a 150 grados y, cuando está listo, introducimos el molde y lo dejamos 15 minutos. Pasado ese tiempo, reducimos la temperatura a 125 grados y mantenemos la cocción otros 45 minutos. En total, una hora de horno.

Finalmente, dejamos enfriar el molde, retiramos el turrón, despegamos el papel y lo troceamos en 3 ó 4 barras alargadas, en función del molde. A la hora de servir, lo troceamos en porciones de más o menos un dedo de ancho. Una delicia típica de Ibiza y relativamente sencilla de elaborar.

  • Cristina

    Este año me he quedado sin probarlo, pero el año pasado sí que lo probé, buenísimo!